sábado, 2 de junio de 2012

Replay The Point: Argentinas campeonas y finalistas en Roland Garros Junior

Gabriela Sabatini con su trofeo de campeona juvenil de Roland Garros '84.


Con dos títulos y tres finales en singles y un par de trofeos en dobles Roland Garros representa, sin dudas, uno de los torneos de Grand Slam donde más se han destacado las juveniles de nuestro país en la historia del tenis femenino argentino.

Una muy joven Paola Suárez con 15 años y el premio
de finalista en la edición de 1992.
A sus recientes 14 años, allá por 1984, una adolescente Gabriela Sabatini se convertía en la primera campeona argentina en el certamen parisino en cualquiera de sus categorías femeninas luego de imponerse 6-3 - 5-7 y 6-3 sobre la búlgara Katerina Maleeva en la final del torneo junior. Un año después de esta consagración en juveniles, Gabriela alcanzaría sorpresivamente las semifinales entre las mayores, transformándose, en ese entonces, en la semifinalista más joven de la historia en un torneo de Grand Slam en un anticipo de lo que sería una espectacular carrera en singles donde se ubicaría en el top 3 mundial y ganaría el US Open de 1990.

Dos años más tarde de aquel título de Gabriela entre las menores, la talentosa Patricia Tarabini derrotaba 6-3 y 6-3 en la definición a la australiana Nicole Provis para quedarse con el campeonato junior francés en una temporada que "Pato" finalizaría, al igual que Sabatini en el '84, como campeona mundial juvenil.

Mariana Pérez-Roldán y Patricia Tarabini ganaron el
dobles juvenil en 1985.
Pero el título conquistado en 1986 no fue el primero para Tarabini en Roland Garros. La temporada anterior, Patricia, junto a la tandilense Mariana Pérez-Roldán, ganaron el torneo juvenil de dobles superando en la definición a las checas Andrea Holikova/Radka Zrubakova por 6-3 - 5-7 y 6-4. Cabe destacar que ya en el profesionalismo, Tarabini sumó un nuevo título en el torneo, ya que fue campeona del dobles mixto junto a Javier Frana en la edición de 1996.

El año 1991 volvió a presenciar a una argentina definiendo el campeonato juvenil del torneo más importante del mundo sobre polvo de ladrillo. La cordobesa Inés Gorrochategui, con 17 años, estuvo cerca de quedarse con el título, pero finalmente caería 2-6 - 7-5 y 6-1 ante la israelí Ana Smashnova, quien luego fuera una especialista en ganar finales entre las profesionales. Pese a la derrota en singles, Inés tuvo una gran satisfacción en el dobles, donde se consagró campeona junto a la española Eva Bes, derrotando cómodamente 6-1 y 6-3 a las checas Zdenka Malkova/Eva Martinkova.

Inés Gorrochategui en Roland Garros '91, donde  fue
finalista en sigles y campeona en dobles junior.
Tres temporadas más tarde, en 1994, Gorrochategui sería cuartofinalista de Roland Garros entre las mayores y ese mismo año llegaría al puesto 19º del ránking mundial WTA en singles, confirmando su gran nivel y todo su talento y habilidad como jugadora.

Con apenas 15 años, y en 1992, Paola Suárez alzaría la bandera argentina en un nuevo encuentro decisivo en el segundo Grand Slam de la temporada. Tras vencer a Lindsay Davenport 4-6 - 6-3 y 6-2 en semifinales, Paola caería en la final ante la paraguaya Rossana De los Ríos 6-4 y 6-0 en un gran torneo para la pergaminense. Roland Garros sería, entre las profesionales, un torneo muy especial para Paola, ya que allí alcanzó las semifinales de singles en 2004, actuación que le permitió ingresar al top 10 WTA, y conquistaría cuatro campeonatos de dobles junto a la española Virginia Ruano-Pascual en 2001, '02, '04 y '05, convirtiéndose en la representante argentina con más títulos en el histórico torneo.

Salerni y el trofeo de finalista junior del
'00, su gran año en juveniles.
El año 2000 encontraría en Maria Emilia Salerni a la última juvenil argentina, hasta el momento, en disputar la final de Roland Garros. En esa ocasión, Salerni, que se consagraría después tanto en el singles juvenil de Wimbledon como en el del US Open, cayó 5-7 - 6-4 y - 8-6 ante la local Virginie Razzano y quedó muy cerca de adjudicarse el título. Esa temporada, y gracias a sus triunfos antes mencionados, la argentina finalizó como la mejor junior del mundo en un desempeño memorable en la categoría.

Este año, de la mano de Victoria Bosio y Consatanza Vega, Argentina tendrá dos renovadas ilusiones en la rama femenina juvenil de un torneo muy apreciado por todos los jugadores argentinos, formados tenísticamente, la mayoría de ellos, sobre polvo de ladrillo. Dos jóvenes talentosas, con grandes actuaciones en el circuito C.O.S.A.T. que le permitieron ingresar directamente al torneo francés, un hecho de por sí ya destacado en un circuito junior cada vez más competitivo.


Antesalas del profesionalismo, eventos de transición hacia una nueva etapa y luminosa fuente de grandes tenistas, motivaciones, ilusiones y esperanzas, los torneos de Grand Slam junior poseen también para sus protagonistas el encanto y el prestigio que recubre a los mismos campeonatos en profesionales y que los convierte en lugares de privilegio donde transcurre y se escribe la historia grande del tenis mundial. Las jóvenes argentinas, a lo largo del tiempo, supieron tener destacados protagonismo y presencia en estos campeonatos, en una prestigiosa tradición que, esperemos, pueda repetirse a lo largo de los años.




  • Bibliografía e Imágenes: Anuarios y Perfiles de la WTA y la ITF, Archivo fotográfico personal Revista El Gráfico y Diario Clarín.



  

2 comentarios:

  1. Qué buena nota Gabriel! sobretodo las fotos de archivo, un lujo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Juan Manuel, qué bueno que te haya gustado! Saludos!

      Eliminar