domingo, 15 de noviembre de 2020

WTA Linz: Nadia Podoroska cerró su año brillante con otra gran actuación en la elite

Nadia en acción en Linz, otra experiencia favorable 
para cerrar un gran año
 
En su primer torneo como top 50 del mundo y el primero también después de sus deslumbrantes semifinales en Roland Garros, Nadia Podoroska concretó un nuevo desempeño destacado llegando a cuartos de final en el cemento indoor del tradicional WTA de Linz que esta temporada celebra sus 30 ediciones. 

Otra semana notable para la rosarina que incluyó 2 victorias seguidas ante experimentadas top 100 como la rumana Begu (76ª, ex 22ª, con quien alcanzó los cuartos de dobles en Austria) y la italiana Giorgi (75ª, ex 26ª, campeona del certamen en 2018), actuación que además le garantizará culminar 2020 dentro del exclusivo grupo de las 50 mejores singlistas del planeta. La rusa Alexandrova (33ª del mundo, finalista del evento 2 años atrás y semifinalista en 2019), marcó el cierre de una temporada excelsa para la argentina, un año colmado de progresos, satisfacciones y saltos de calidad. 


Las semifinales en Roland Garros desde la qualy venciendo a la top 5 Svitolina, sus títulos en el W60+H de Saint-Malo y en los W25 de Malibu y Petit-Bourg, sus semifinales en los WTA 125K Series de Newport Beach y Praga, su labor triunfal en la Zona Americana I de la Billie Jean King Cup en Chile y el acceso al top 50 mundial tras comenzar el 2020 255ª conforman los puntos más destacados de un año de ensueño que ni los 5 meses de receso sanitario lograron mitigar. 

Vacaciones mediante, en los próximos días Nadia ya comenzará a poner el cuerpo para su pretemporada pensando en el Australian Open 2021, proyectando la que será su primera participación en el cuadro principal del Grand Slam de Oceanía. 

Con las mismas ganas, dedicación y compromiso de siempre, Nadia Podoroska y su equipo están listos para continuar jerarquizando un talento que, sin dudas, tiene todo el nivel tenístico y mental para mantenerse y avanzar en la elite

En nuestras redes, pueden encontrar las diversas declaraciones que Nadia brindó a la prensa durante sus días en Linz:


 


  • Foto: GEPA Pictures 

lunes, 2 de noviembre de 2020

Siguen los progresos para Lourdes Carlé: otro título en Túnez, mejor ranking y nueva top 3 del país

Lourdes y 2ª copa en Túnez: gran nivel de la deroense
en la serie de torneos africanos

Lourdes Carlé confirma semana a semana todos sus avances y cualidades tenísticas y mentales. En su quinto W15 en Monastir, la deroense de 20 años consiguió ayer su segundo trofeo de la gira al imponerse en la definición 6-4 y 6-3 a la polaca Falkowska, rival a la que había superado 15 días atrás en otra final en la misma ciudad. Una experiencia extraordinaria en el cemento africano que incluye además un subcampeonato, dos semifinales y un récord notable de 19 victorias y sólo 3 derrotas en singles (y de 8-5 en dobles, con una final y 2 semis disputadas). 

Con el objetivo puntual de sumar partidos y ritmo luego de 7 meses fuera del circuito por la suspensión sanitaria, Lourdes superó sus propias expectativas protagonizando un desempeño fabuloso que le representará un ascenso total de cerca de 100 puestos en el ránking mundial (comenzó la experiencia en Túnez en la posición 535ª y rondará por ocasión inicial el top 435 desde el próximo lunes). Asimismo, con esta nueva conquista, se establecerá por primera vez en el podio de las mejores tenistas del país detrás de Nadia Podoroska (48ª) y Paula Ormaechea (283ª)

Pero lo realizado por Carlé en la ciudad tunecina cobra más dimensión si recordamos, como informamos días atrás, que ella viajó sola a Monastir, supervisada de manera virtual por su equipo de trabajo de la Academia de Tenis de Franco Davin en Miami. Tal cual señalara en nuestras redes la capitana nacional de la Billie Jean King Cup, Mercedes Paz: "Estar sola, teniendo estos resultados, muestra que tiene, además de un objetivo muy marcado, una mente muy fuerte". Su récord ampliamente favorable de 7-3 en finales confirma esta fortaleza mental y actitudinal. 

La reciente premiación de los torneos mixtos en Monastir.
 Carlé sumó en singles y dobles

Cabe destacar que camino a su séptimo título profesional en individuales (y el tercero del año tras consagrarse en Febrero en Cancún, también sobre canchas rápidas), la ex nº 9 del mundo en juveniles cedió apenas 9 games hasta las semifinales, instancia en la que logró un muy buen triunfo 4-6 6-2 y 6-0 ante la alemana Herrmann, quien venía con un invicto de 12 partidos, incluyendo un título previo en Monastir y un importante W25 en Grado. 

Sin saber aún cómo seguirá su recorrido (según nos contó la protagonista, por estas horas definiría con su equipo cómo sigue su temporada tras la cancelación reciente de los próximos 2 torneos en la localidad africana), Lourdes Carlé tendrá un merecido descanso tras estas intensas y exitosas 5 semanas. Torneos en los que ratificó sus condiciones para continuar avanzando en el tenis profesional y en los que extendió además las grandes alegrías que está dándole al público argentino el tenis femenino del país.

¡Felicitaciones Lourdes y equipo! 


  • Fotos gentileza W15 Monastir para Tenistas Argentinas. 


domingo, 25 de octubre de 2020

Mariana Díaz-Oliva: la actitud como bandera


Mariana en acción vs Medina-Garrigués en Bangkok '06:
un cierre épico para una carrera fantástica

Muy celebrada en los últimos años, la palabra actitud puede correr el riesgo de resultar banalizada. Sin embargo, para Mariana Díaz-Oliva, este concepto está lejos de volverse trivial. La actitud, la entrega, la disposición a luchar, a trabajar y a superarse constantemente, fueron una marca registrada en la carrera de una de las tenistas argentinas más importantes de la historia, que se ubicó top 45 mundial y que se encuentra, también, entre las 6 únicas compatriotas campeonas WTA en singles en toda la Era Profesional. Una trayectoria trascendente, a la que sumó un compromiso íntegro para representar al país en numerosas series de Billie Jean King Cup, los Juegos Olímpicos y los Panamericanos, dedicación que se prolongó luego de su retiro y hasta la actualidad, trabajando incesantemente en la formación de niños y jóvenes tenistas tanto aficionados como profesionales. No debe extrañar, entonces, que ese sustantivo, actitud, se lea inmediatamente en su perfil vigente de WhatsApp, como un emblema que la acompaña desde hace décadas en el tenis y en la vida.

Pero, si bien este semblante guerrero formó parte reconocible e indeleble de su capital tenístico, hay algo que, como seguidores de su carrera, siempre nos sorprendió: en su última gira profesional, en Asia, a miles y miles de kilómetros de su país de origen, Mariana no solamente consiguió uno de sus triunfos más notables como profesional en su certamen de despedida, sino que también disputó por primera vez no una, sino dos finales del circuito grande en dobles. Luchar hasta el final, para Díaz-Oliva, no es una expresión lanzada al vacío, sino una concepción plena de significado y corazón. 

En este post, recorremos minuciosamente junto a la protagonista las últimas escenas de su exitosa trayectoria, epílogo digno de recordarse como una muestra, como un compendio perfecto, de lo que fue su paso de 15 años por el circuito internacional de tenis.

  • La decisión del retiro (y el sueño del millón) 

"Arranqué el 2006 ya sabiendo que iba a ser mi último año porque terminé el 2005 con una lesión en la mano izquierda: se me había roto el ligamento triangular, no podía pegar bien el revés, ya tenía 2 hernias de disco, había tenido fractura por estrés, una cirugía en la rodilla... Entonces ya venía con muchas molestias y sabía que físicamente no estaba para aguantar mucho más. Así que aunque empecé el año 50 WTA, decidí que sólo iba a jugar los torneos que más me gustaran, iba a priorizar ganar más dinero y no los puntos. Por ejemplo, un caso que fue clave: en vez de ir a jugar los torneos de polvo de ladrillo después de Wimbledon que yo siempre iba, Palermo (N. del A., allí fue campeona en 2002) y esa gira, me fui a jugar en cancha dura a Estados Unidos, sabiendo que no era mi superficie favorita y que en muchos de esos torneos por ahí jugaba qualy, pero por lo menos había mucho más dinero que en los demás certámenes. Y bueno, un poco lo que pasó en esa última gira en Asia fue que yo quería llegar a ganar un millón de dólares en premios totales desde el inicio de mi carrera, que era como mi sueño, y me faltaba poco, pero si no me iba bien en singles no iba a llegar. Entonces decidí jugar también dobles y tratar de entrar en todos los torneos que pudiera con el ranking de dobles así llegaba a ese objetivo". 

  • Terminar disfrutando 

"Ese último año me fui despidiendo de todos los torneos, en muchos de esos torneos tenía amigos, a veces me quedaba en casa de la familia de ellos, o iban al torneo a verme, entonces como que me fui despidiendo un poco sabiendo que el último año lo quería disfrutar y que probablemente no iba a tener grandes resultados porque físicamente estaba con muchos problemas, y por ahí aguantaba un partido muy bueno y muy largo y al día siguiente no podía pegar de revés o no podía levantar la cabeza para sacar, entonces todo eso fue haciendo que mi calendario fuese diferente y que priorizara justamente el disfrutar, el pasarla bien e ir a los torneos que me gustaban. Había ciudades en las que no la había pasado bien, decidí no ir a esos torneos y sí ir a Asia a fin de año, que me habían gustado mucho los torneos, se podía hacer buen shopping en China (risas), pero también la verdad que la había pasado bien los últimos años que había ido y por eso decidí que mi última gira iba a ser ahí".


Casualmente en Seúl, Corea, Mariana disputó
su primera serie de  la Billie Jean King Cup en 1997
junto a Labat, Paz y Montalvo 

  • Corea, Japón, Tailandia 

"Iba a ir primero a jugar a India, que era la semana previa a Seúl, pero me ofrecieron la verdad que bastante buen dinero para ir a jugar a Brasil unas Olimpiadas del Estado de San Pablo así que me fui a jugar ahí en vez de India y después arranqué en Seúl. En Seúl perdí rápido en singles y me acuerdo que cuando voy a firmar a ver si tenía chances de entrar en dobles, porque yo no tenía buen ranking de doblista, había una china (N. del A: Chia-jung Chuang, futura top 5) que estaba 200 como yo, que estaba buscando compañera y digo 'bueno, me anoto con esta china', que yo no sabía ni quién era y bueno, nos anotamos en el torneo, firmamos, entramos y la verdad que jugamos súper bien. La china se cruzaba todo el tiempo en la red y me decía que cuando yo estaba en la red a la primera o segunda pelota me tenía que cruzar. Ella hablaba muy poco inglés o sea que era todo más que nada señas, ver a dónde sacar e inventar cómo jugar pero me sentí muy cómoda y jugamos muy bien todo el torneo. La final fue contra Paola Suárez y Virginia Ruano Pascual, ahí arrancamos muy bien y después ella bajó un poquito, creo que se intimidó un poco: yo sabía cómo jugaban Vivi y Paola, porque las había visto montones de veces, sabía cuando tiraban globo, o cuando hacían "la australiana" para qué lado iba cada una, pero bueno, ellas igual eran una pareja consolidada y nos ganaron bien en la final"

  • Correr, transpirar y luchar dentro y fuera de la cancha

Díaz-Oliva en conferencia de prensa en Tailandia
la semana de su retiro 

"Después, el siguiente torneo en Tokio no pude jugar singles porque tenía que jugar qualy entonces al llegar a la final de dobles las horas previas me quedé afuera y solamente podía jugar dobles. Ahí me anoté con una jugadora alemana, Julia Schruff, porque Chuang había quedado con otra para jugar, ganamos la primera rueda y perdimos en cuartos de final. Y después, rumbo al último torneo mío que iba a ser en Bangkok, Tailandia, cuando me estoy yendo de Japón nos agarra un tifón antes de salir el avión, se suspenden todos los vuelos, una tormenta fortísima y todos los vuelos quedaron en espera para ser reprogramados. Pero como una vez que ya habías pasado migraciones no podías volver a entrar a Japón, nos dejaron encerrados en el aeropuerto a ver cuándo reprogramaban el vuelo para poder salir. Pero el tema es que yo en el último torneo tenía que jugar qualy y veía que cada vez se me iba haciendo más tarde y no me iban a dejar jugar, entonces hablé con la WTA, le expliqué la situación y lo que hicieron, como mi vuelo se postergó para un día y medio después, fue programar 2 partidos de qualy el mismo día que era como si te dijera el domingo del torneo"

  • El último, como el primero 

"Ese domingo yo llego en un vuelo a las 4:45 de la mañana, juego mi primer single a las 11 y después otro a última hora, paso la qualy, y cuando veo el cuadro y que me toca contra Anabel Medina-Garrigués (N. del A., la española estaba 28 del mundo y era la segunda favorita del torneo), que siempre me había ganado, yo incluso había estado set y 4-1 arriba contra ella en partidos muy peleados pero siempre me había ganado, y nada, cuando veo ese cuadro, digo 'no puedo creer que el último torneo voy a jugar contra esta chica. No lo puedo creer'. Yo lo que quería, que por ahí es lo que cualquier jugador o jugadora desea, no sé, era retirarme de la manera en la que jugué toda mi carrera, porque yo decidí que me iba a casar a fin de año, decidí que ahí iba a terminar mi carrera, entonces yo entré a la cancha pensando en darlo todo como lo hice siempre que jugué". 

  • En una victoria, toda una carrera 

"Me acuerdo que hacía muchísimo pero muchísimo calor, los 2 primeros sets fueron súper parejos (N. del A., Mariana perdió el primero 7-6 (4) y ganó el segundo 6-3) y el partido era, a pesar de ser en cancha dura, larguísimo; no podías agarrar la raqueta del calor, te tenías que secar todo el tiempo la transpiración y terminé ganando 6-4 en el tercero. Me acuerdo que el entrenador de Anabel, que era muy amigo mío, cuando salí de la cancha me dijo: 'la verdad no lo puedo creer, no puedo creer que vos vengas hasta acá a jugar el último torneo de tu vida y pongas la garra que pusiste y tengas las ganas de seguir corriendo como corriste, la verdad, te felicito'. Y lo que me pasó después es que quedé muy mal físicamente y a la mañana siguiente me desmayé muchas veces y cuando tuve que entrar a jugar mi partido de singles la verdad que estaba a un 20 por ciento de lo que había jugado el día anterior. Me acuerdo que perdí contra una japonesa (Aiko Nakamura), que para mí era ganable porque yo estaba jugando bien, pero bueno, ahí terminó mi single y por suerte llegué a la final de dobles que perdimos 7-5 en el tercero con una sudafricana, Natalie Grandin, con la que también había jugado en Wimbledon. Así que por lo menos me quedé hasta el último día y disfruté de estar en un lugar tan lindo como Tailandia".

....................................................................

Mariana y su primer título profesional, el 10K
de Buenos Aires 1992

Con un amor propio extraordinario, el tramo final de la carrera profesional de Mariana Díaz-Oliva refleja elocuentemente, como decíamos, la lucha incesante de tantas temporadas compitiendo en el tour. Como cuando a los 16 años, sin sponsors ni dinero y contando únicamente con el respaldo de su familia, ganó su primer título profesional en un 10K en el Buenos Aires Lawn Tennis derrotando a varias favoritas para ratificar su deseo de dedicarse seriamente al tenis o cuando, en el mismo escenario, en 1998, batalló contra la ex top ten eslovaca Habsudova antes de caer 11-9 en el tercero. O como la vez que revirtió un 0-6 - 0-2 en contra vs. la favorita Clijsters para llegar a su primera final WTA en Bol 2001, remontada similar a la que había protagonizado jugando por Argentina ante la colombiana Castaño en una Zona Americana I en Don Torcuato en 1999. Una mentalidad asombrosa que fue el gran talento que acompañó su tenis profundo, inteligente y aguerrido desde el fondo de la cancha. 

Finalmente, gracias a su gira asiática, Mariana cumplió el anhelo de llegar al millón de dólares en ganancias oficiales en toda su carrera. Antes, ya había concretado sus objetivos de ser campeona WTA en singles y representar a Argentina en las competencias deportivas más importantes alrededor del mundo. Como pocas veces se ve, Díaz-Oliva construyó una carrera con plena conciencia de cada logro y de cada sacrificio que debió protagonizar. Los obstáculos físicos y económicos fueron muchos, pero siempre logró atravesarlos con esfuerzo y motivación. O mejor dicho con actitud, ese término especial que Mariana Díaz-Oliva honró, honra y revaloriza a cada paso.


  • Fotos: Imago; www.jirobkk.com y cortesía Mariana Díaz-Oliva.  
  • Pueden encontrar más detalles de la carrera de Mariana en este perfil; y de su título en Palermo en esta nota. Además, en nuestro canal de Youtube hay varios partidos subidos de su gran carrera. 


lunes, 19 de octubre de 2020

Lourdes Carlé, campeona en el W15 de Monastir: "no me esperaba arrancar con tan buenos resultados"

Lourdes con su premio de ganadora en Túnez, primer título tras 
su regreso a la competencia oficial

D
espués de las maravillosas semifinales de Nadia Podoroska en Roland Garros, el tenis femenino argentino continúa sumando motivos para celebrar, esta vez con el campeonato obtenido ayer por Lourdes Carlé en el W15 de Monastir, disputado en canchas de cemento. En la ciudad tunecina, la joven deroense de 20 años venció en la final 6-3 2-6 y 6-1 a la polaca Falkowska para conseguir así su sexto torneo como profesional, segundo de la temporada tras su consagración en Febrero en otro W15 sobre superficie dura, en Cancún. 

"La verdad que siento una alegría enorme, creo que es un título especial porque después de estar tantos meses parada sin jugar no me esperaba arrancar con tan buenos resultados. Mi objetivo cuando vine a esta gira era agarrar ritmo de partidos como habíamos hablado con mis entrenadores pero bueno, creo que me hizo muy bien también el parate para sumar semanas de entrenamiento y de trabajo. Y bueno, se me está dando bien el objetivo de seguir sumando partidos, ritmo, y espero seguir así" , la cuenta a Tenistas Argentinas la flamante campeona, quien, dentro de un par de lunes, rondará por primera vez en su carrera el top 470 del ránking mundial WTA, todo un avance si consideramos que empezó la temporada en la posición 605ª y no compitió por 6 meses debido a la pandemia.  Y agrega: "las finales siempre tienen algo especial, creo que pude hacer bastante bien mi juego y se me pudo dar"

Camino al título, la ex top ten mundial junior que tiene base de entrenamientos en Estados Unidos, se impuso sucesivamente sin ceder sets a las rusas Vishnevskaya y Ureke y a la chilena Gatica, máxima favorita del certamen y 454ª del mundo. 

Pero esta no es la primera actuación destacada de Carlé en Túnez, ya que venía de ser subcampeona en singles la semana previa y semifinalista en individuales y finalista en dobles 15 días atrás, resultados que reflejan la buena preparación que sostuvo todo el tiempo que estuvo alejada del circuito (regresó la semana del 22/09 en Porto). Cabe destacar que Lourdes viajó sola a Monastir y con su equipo están gestionando que pueda acompañarla su hermano Pedro, situación que potencia los méritos de su desempeño.


Carlé sonríe en Túnez: gran momento de la deroense

Por último, respecto a los protocolos sanitarios que debe seguir en el país africano, nos explica: 

"Acá en Túnez yo personalmente me siento muy cómoda, creo que todo funciona muy bien, el tema de los protocolos está bastante organizado. Yo en su momento entré porque venía de Portugal y Portugal estaba en zona verde y no hubo problemas. Pero si vienen jugadores de países que están complicados los hacen hacer cuarentena, mismo en el torneo no nos dejan salir afuera de las instalaciones o si necesitamos algo le pedimos al director del torneo y ellos nos encuentran la manera de conseguir lo que necesitamos o máximo se puede salir de a dos personas. Pero dentro de todo lo veo bastante controlado, el uso constante del barbijo, nos toman la fiebre antes de ir a los partidos y también el hecho de no tener que estar moviéndose hoy en día creo que es clave". 

Récord notable de 23-6 esta temporada e integrante del plantel nacional ganador en la Zona Americana I de la Billie Jean King Cup en Chile, Lourdes Carlé confirma torneo a torneo su jerarquía y potencial, que, junto a la propia Nadia y otras tenistas nacionales destacadas como Paula Ormaechea, Victoria Bosio, Guillermina Naya, Jazmín Ortenzi, Julieta Estable, la juvenil Solana Sierra y varias más, sitúan cada vez más alto al tenis femenino de nuestro país. 


  • Fotos: W15 Monastir y cortesía Carlos Rampello para Tenistas Argentinas. 

miércoles, 14 de octubre de 2020

Elogio del camino: entrevista con Nadia Podoroska tras su asombroso Roland Garros

"Es difícil expresar lo que siento. Son muchas cosas juntas. Demasiadas. Pero lo que más siento es satisfacción. Quiero seguir trabajando y disfrutando de la misma manera que lo vengo haciendo, que creo que es lo más importante y lo que me ha hecho llegar adonde estoy hoy: el camino, la forma en que venimos realizando las cosas con todo mi equipo".

La emoción de Nadia al convertirse en semifinalista del Abierto francés

A pocos días de su labor prodigiosa en Roland Garros, donde, desde la clasificación, arribó hasta las semifinales con victorias imponentes, Nadia Podoroska conversó desde España con Tenistas Argentinas y compartió sus impresiones luego de su deslumbrante actuación. 

El salto de calidad en su carrera, su mejor partido en el certamen, la repercusión mediática, el efecto sobre el tenis femenino argentino, el aliento de sus ídolos, jugar en el Philippe Chatrier, qué hacía en los días libres, sus próximos objetivos, las ansias por competir en los eventos más grandes y varios tópicos más, en esta entrevista que intenta reconstruir la hazaña titánica de una gran soñadora que juega al tenis.

-La primera pregunta es un poco inevitable: ¿qué representa este torneo para vos? 

-Creo que Roland Garros es especial para todos los latinos y los sudamericanos, por el polvo de ladrillo, por esa final inolvidable de Coria y de Gaudio, siempre es un torneo muy especial. Pero bueno, para mí me va a quedar en la memoria como el torneo en el que di un salto de calidad, ¿no?, en el que pude cumplir ese sueño de llegar a ser top 100 y bueno, que me da la posibilidad de empezar a jugar mejores torneos e ir instalándome (risas como de sorpresa) en la elite del tenis. Yo creo que lo voy a recordar de esa manera. 

-Si te detenés un rato y pensás que en apenas tu segundo cuadro principal de Grand Slam llegaste a las semifinales, ¿qué sentís? 

-Bueno, ya pasaron un par de días y es difícil expresar lo que siento. Son muchas cosas juntas. Demasiadas. Pero lo que más siento es satisfacción: de haber llegado adonde llegué, de haber podido manejar todas las situaciones nuevas a las que me afronté, creo que también el hecho de no conformarme con los primeros resultados y seguir adelante. Todo eso me genera mucha satisfacción y me da mucha motivación para superarme, para seguir adelante. Estos resultados me muestran un poco eso, ¿no?, que bueno, que estoy para jugar en este nivel y ya tengo muchas ganas de poder empezar a hacer eso. 

-¿Hay algún partido que destaques del torneo o que refleje lo mejor que hiciste en París? 

-Sí, sin dudas todos los partidos fueron importantísimos y muy especiales. Pero el que más destaco yo es el partido de octavos de final con Barbora Krejcikova. Ese es un partido en el que yo realmente no jugué bien al tenis. Las condiciones eran complicadas, había mucho viento, sol, yo estaba nerviosa. Sentía como que no me estaba saliendo nada, había perdido el primer set, la bola de ella me incomodaba muchísimo y sin embargo no me quedé en la queja, en las excusas, pude mantenerme positiva, tranquila, estuve todo el tiempo tratando de buscarle la vuelta a ver cómo podía revertir esa situación. Por eso es que ese partido es el más importante para mí, (se entusiasma) porque cuando te sale todo es muy fácil jugar, pero el tema está, en esos días en los que una no está tan cómoda o no tiene las cosas tan fáciles, seguir manteniendo la misma actitud, que en definitiva es lo único que podemos controlar ahí. 

En un Roland Garros atravesado por la pandemia, Nadia hizo historia para el tenis mundial

-De pronto, con tu actuación, el tenis femenino argentino está teniendo una atención inusitada, ¿qué opinás al respecto? 

-Sinceramente, a mí la repercusión que tuvo me sigue sorprendiendo. Me encanta, la verdad que me hace muy feliz que se hable de tenis femenino, no sólo por mis resultados sino que se visibilice, que otras chicas jóvenes vean que se puede llegar, que no es nada de otro mundo. Creo que todo eso es muy sano y ojalá que inspire y ayude a las chicas que vienen de abajo. 

-¿Qué sentiste al jugar en la Chatrier? ¿Te influyó en algo, para bien o para mal, que el público haya estado restringido? 

-Sí, bueno, apenas entré a la cancha me imaginaba la cantidad de partidos que se habían jugado en ese estadio (risas). Sin dudas yo creo que me ayudó, me favoreció el hecho de que no haya tanto público, porque yo estoy más acostumbrada a jugar con poca gente como lo hicimos. Quizás si estaba lleno el estadio me hubiese distraído un poco más. La verdad que no lo sé, pero yo pienso que fue para mejor. 

-Mostraste, quizás como nunca, tu habilidad con los drops y el juego de red. ¿Lo tenías planificado o fue surgiendo en el torneo? 

-Suelo usar bastante los drops y también de a poco voy incorporando las subidas a la red. Creo que un poco fueron las condiciones que había en París las que hicieron que el drop me dé muchísimo resultado porque estaba todo muy lento

-Tapa de todos los diarios, aparición en medios masivos, figuras del deporte como Gaby Sabatini y tantas otras o de la cultura como Darío Sztajnszrajber hablando de vos y felicitándote: ¿cómo lo transitás? 

-Yo la verdad que lo estoy viviendo con mucha emoción. Son todos referentes, ídolos que una tiene de chiquita y bueno, que hoy sepan lo que hago, y que me feliciten, es muy lindo. Son recuerdos y emociones muy hermosas. 

La versatilidad de la rosarina, un recurso valioso rumbo a semis

-Estás top 50 WTA y vas a poder entrar a todos los torneos más grandes del circuito, ¿qué te gustaría para el futuro cercano en cuanto al tenis? 

-Bueno, creo que precisamente eso. Me gustaría jugar en los torneos más grandes, conocer ese nuevo circuito, y sobre todo seguir trabajando y disfrutando de la misma manera que lo vengo haciendo, que creo que eso es lo más importante y lo que me ha hecho llegar hoy a donde estoy, ¿no? La manera y el camino en que venimos haciendo las cosas con todo mi equipo de trabajo (N.del A. recordemos que Nadia reside y entrena en Alicante en la Academia "Tennis Positivo" dirigida por Juan Pablo Guzmán y Emiliano Redondi)

-¿Qué hacías tus días y ratos libres en París más allá de lo tenístico?, ¿estás extrañando Argentina? 

-Bueno, con lo de la burbuja sanitaria hay que ingeniárselas para pasar el rato (risas). En mis días libres entrenaba un poquito nomás. Después hablaba con Pedro (Merani) que es mi entrenador mental, siempre teníamos ahí una charla día por medio y después sí en la habitación mucha música. Estuve escuchando un poco La Vela Puerca, algunas murgas uruguayas que me gustan. Leer también, estaba leyendo un libro que se llama "Devoción" de Patti Smith que me encantó, es muy lindo, lo recomiendo, es un libro cortito, una novela cortita. Y extrañando, sí. La verdad que cuando pasan todas estas cosas lindas, estos momentos especiales, es cuando una más quiere estar con los seres queridos. Pero bueno, a través de videollamadas, mensajes y audios se puede compartir esa alegría y toda esa emoción. Ya tendré tiempo para volver a Argentina y, bueno, poder darles un abrazo a toda la gente que adoro por allá.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nadia Podoroska, flamante 48ª del ranking mundial WTA de singles, semifinalista en Roland Garros y tenista femenina líder de Latinoamérica. Torrentes de épica desplegados en Francia durante 3 semanas y una temporada de ensueño donde el factor tiempo, la madurez y la importancia concedida a los procesos por sobre los resultados, van causando efecto no sólo en su trayectoria particular sino, además, en todo el tenis femenino del país y la región. Un camino que todavía tiene por delante mucho recorrido y que, sin dudas, la encontrará, como siempre, trabajando y creciendo.






  • Fotos y video: Getty Images; ESPN. 


lunes, 12 de octubre de 2020

Celebración del top 50

Florencia Labat, Nº 1 de Argentina tras el retiro de Sabatini

Y
a conté un par de veces que empecé a seguir tenis femenino con intensidad a finales de 1996, coincidentemente con el retiro de Gabriela Sabatini. Por entonces, los lamentos del público y la prensa por la decisión de Gaby eran tan grandes (acordes, por supuesto, a su trayectoria elevada) que no podía más que angustiarme al pensar que el deporte que empezaba a entusiasmarme con locura quedaba huérfano de tenistas argentinas en la elite. Sin embargo, consultando diarios y revistas, descubrí inmediatamente que esto no era así y que, para mi sorpresa, nuestro país contaba en ese momento con Florencia Labat, ubicada 43ª del mundo, entre sus jugadoras más destacadas. Difícil recordar que pensé exactamente en aquel instante, pero habrá sido algo así como "de miles de tenistas que hay en el planeta, Argentina todavía tiene una entre las 50 mejores, y eso es genial". Con los días, nombres como los de Inés Gorrochategui, Paola Suárez, Mercedes Paz, Bettina Fulco, Patricia Tarabini, Mariana Díaz-Oliva y muchas más que, o bien comenzaban o bien competían hace años en el circuito, fueron potenciando mi admiración por este sector del deporte. Ni hablar cuando, con los pocos recursos que se disponían por esos tiempos (algunas revistas de colección en papel, Internet precario) pude reconstruir las carreras enormes de todas ellas y de tantas más. De este modo se fundó una pasión que me acompaña aún en la actualidad.

Desde anoche, Nadia Podoroska ingresó por primera vez al grupo de las mejores 50 tenistas del mundo. A diferencia de los tiempos de Gabriela, cuando incluso un puesto 3 podía prestarse a insólitos cuestionamientos, el ascenso de la rosarina es celebrado y festejado con justicia y unanimidad por todos los medios y la audiencia masiva. Casi 25 años después podemos sostener la hipótesis de que el exitismo se ha ablandado, que logros brillantes como el de Nadia adquieren su real dimensión y que los esfuerzos sacrificados de l@s deportistas van reconociéndose en su medida precisa. 25 años después, también, siento mucha felicidad al contemplar que tantas personas, como me ocurrió en la adolescencia, están comenzando a descubrir y fascinarse con el presente y la historia del tenis femenino del país gracias a una jugadora top 50.

Gabriel

  • Foto: Labat en Rosmalen '97, cortesía de Florencia para Tenistas Argentinas. 

Argentinas en el ránking: las top 100 WTA

Estas son, en orden de ingreso, las 22 top 100 argentinas en la historia de la WTA.

Desde su aparición oficial en el año 1975, varias tenistas argentinas han ocupado posiciones destacadas en el ránking mundial WTA de singles. En total, según los datos que pueden obtenerse, 22 representantes nacionales, incluyendo a la reciente Nadia Podoroska, consiguieron ubicarse entre las 100 mejores tenistas del mundo a lo largo de sus respectivas carreras.

Pero, ¿por qué es tan importante formar parte del top 100? En principio, sabemos que la posición en el ránking determina el ingreso a los torneos del circuito. Una jugadora ubicada en el mencionado grupo tiene garantizada, al menos, la participación directa en los torneos de Grand Slam y, también, en muchos de los certámenes de importancia del tour. Por otra parte, el conjunto de las 100 primeras conforma la elite del tenis mundial, ubicarse allí es uno de los primeros grandes objetivos de los tenistas profesionales, otorgándoles mayor notoriedad, prestigio y mejores posibilidades de crecimiento.

En total, mencionábamos, son 22 las jugadoras argentinas que lograron formar parte del top 100 durante sus reconocidas trayectorias. Sigue a continuación una breve reseña de cada una de ellas, intentando respetar el orden en que ingresaron. Hay que resaltar, sin embargo. que los datos de prensa que disponen WTA e ITF no son exhaustivos: sólo se encuentran los rankings de final de temporada, y, dependiendo la época, algunas publicaciones semanales, aunque a veces incompletas. A la lista que sigue, podrían sumarse Elvira Weisenberger y Liliana Giussani, quienes finalizaron rondando el top 120 a mediados de los '70 y comienzos de los '80 respectivamente, habiendo podido ambas, quizás, incursionar entre las 100 mejores en algún tramo de las referidas temporadas (incluso, si bien no es un registro oficial, el libro Historia del Tenis en Argentina de Andersen/Puppo ubica a ambas dentro del top 100 aunque no se exhiben publicaciones oficiales ni se aclara si se trata del ránking WTA unificado o del listado anual que clasificaba al Masters). 

Por último, aclarar también que tenistas históricas del país como Norma Baylon y Mary Terán de Weiss, consideradas top 10 en sus tiempos por los especialistas, se destacaron mundialmente antes de la creación del circuito actual.

Argentinas top 100 en la WTA:

1- Raquel Giscafré: Primera argentina en finalizar una temporada dentro de las primeras 100, concluyendo 1975 en la 53ª posición . A su vez, recordemos que diversas fuentes destacan a Raquel en el 12º lugar del mundo en el '74, año de su semifinal en Roland Garros, previa a la confección oficial del vigente ordenamiento mundial.

2- Viviana González-Locicero: Culminó top 100 por primera vez en 1977 (puesto 75ª), alcanzando la ubicación 40ª en el '78. Por otro lado, la propia tenista confirmó a esta página que, promediando esa temporada, logró avanzar hasta el 22º lugar.

3- Ivanna Madruga: Top 100 debutante en 1978, la cordobesa resaltó entre las mejores 20 del listado internacional en las temporadas '80 y '83.

4- Claudia Casabianca: 1980 encontraría a Claudia 81ª del mundo. Por su parte, la propia tenista relata que, previamente, su mejor ránking fue el 38º.

5- Gabriela Sabatini: Con apenas 14 años, la mejor tenista argentina de todos los tiempos ingresó por   primera vez a las mejores 100 WTA en 1984, finalizando dicha campaña en la 74ª posición. Gaby supo ser 3ª del mundo entre el '88 y el '93.

6- Adriana Villagrán: Adriana incursionó en el importante agrupamiento en 1984 y concretó su mejor temporada en 1985, instalándose 80ª del ránking.

7- Emilse Raponi: También en 1984, la destacada juvenil nacional concluyó ubicada 91ª del mundo, su único registro oficial dentro de las 100 primeras.

8- Mercedes Paz: Top 100 inicial en el '85, Mecha avanzó hasta el puesto 28º en 1991.

9- Mariana Pérez-Roldán: En el año 1986, Mariana se ubicaría entre las primeras 100, alcanzando su mejor posición en el lugar 51º en el '88.

10- Bettina Fulco: La actual capitana de Fed Cup marplatense se convirtió en top 100 en el '87 y, una temporada más tarde, consiguió su clasificación más relevante en el puesto 23º.

11- Patricia Tarabini: También en 1987, la talentosa argentina incursionaba por primera ocasión entre las mejores 100 del ránking. En 1988, llegó a ser 29ª WTA.

12- Florencia Labat: Florencia concluye 1989 como la mejor junior del mundo, pero también con un lugar entre las primeras 100 de las mayores nada menos que en el puesto 70º. En 1994, arribó hasta la 26ª ubicación.

13- Cristina Tessi: En 1991, su mejor temporada, Tessi ingresa al top 100, logrando en la posición 70ª su mejor posicionamiento histórico.

14- Inés Gorrochategui: También top 100 por primera vez en el '91, la cordobesa trepa hasta el 19º lugar WTA en 1994.

15- María José Gaidano: 85ª del mundo en 1993, año en que avanzó hasta los octavos de final del US Open, Majo tuvo en la mencionada temporada el mejor año de su trayectoria.

16- Paola Suárez: Con sólo 17 años, en 1994, Paola hace su aparición entre las 100 mejores tenistas del mundo. Diez temporadas más tarde, la pergaminense se convertiría en top 10, ubicándose 9ª tras Roland Garros.

17- Mariana Díaz-Oliva: Su ingreso al top 100 se produce en 1997, y ascenderá hasta la 42ª posición en el 2001.

18- María Emilia Salerni: Justamente en 2001, y tras brillar como juvenil en el 2000, Salerni alcanza por primera ocasión un lugar entre las mejores 100. El puesto 65º, en 2008, marcaría el mejor ránking de su carrera en profesionales.

19- Clarisa Fernández: Top 100 en 2002, Clarisa se ubica 26ª del listado mundial esa misma temporada, luego de su espectacular semifinal en el Abierto francés.

20- Gisela Dulko: 2004 sería el año del despegue para Gisela, entrando al top 100 y sosteniendo un ascenso que la posicionó 26ª en la siguiente temporada, cuando alcanzó su clasificación más alta en singles.

21- Paula Ormaechea: En Junio de 2013, con 20 años, la sunchalense hizo su incursión entre las 100 mejores del ránking WTA en el lugar 81º, quebrando así más de 15 meses sin presencia argentina en el prestigioso conjunto. En Octubre del mismo año, Paula alcanzaría su mejor registro hasta la actualidad en el escalón 59º. 

22- Nadia Podoroska: Después de un deslumbrante Roland Garros 2020, donde, desde la qualy, trepó hasta las semifinales del Grand Slam francés, la rosarina irrumpió por primera vez no sólo en el top 100 mundial sino también en el top 50 WTA en la posición 48ª. A sus 23 años, la campeona panamericana en Lima 2019, demostró juego y actitud para continuar progresando

 

  • Fuentes: WTA press-centerWTA singles rankings; página web de la ITF; Archivo personal Revista El Gráfico; Libro "Ayer y hoy. El gran tenis argentino" (Clarín, 2005).
  • Diseño de la foto: Tenistas Argentinas, con imágenes de Archivo personal El Gráfico; Clarín; Tenis Tie Break; Tennis Museo Trelew Chubut; La Gaceta; hassy.a.la9; Monoli: Getty Images y Corbis. 
  • Buscando en el blog, pueden encontar mucha más información sobre las tenistas mencionadas en este texto, especialmente en las secciones replay the pointperfiles y fotos.