lunes, 14 de septiembre de 2020

Nadia Podoroska: trabajo, equipo y procesos

Protegida por un tapabocas, Nadia levantó el trofeo más grande de su carrera en Francia

Ya de regreso en Alicante, ciudad donde tiene su base de entrenamientos, y antes de enfocarse en la clasificación de Roland Garros, Nadia Podoroska conversó con Tenistas Argentinas y compartió sus impresiones sobre su reciente título en el W60+H de Saint-Malo, su gran presente, la posibilidad de volverse una referente del tenis femenino nacional y sus objetivos venideros. 

  • Cosechar lo trabajado 

"La verdad que me siento muy, muy, feliz, muy contenta, pero no tanto con los resultados para ser sincera, sino más bien con todo el proceso que vengo haciendo. No son sólo estos últimos resultados, sino que es todo este año y parte también del año anterior que ya vengo encontrando cosas en mi juego, seguridades, maneras de encarar los partidos y eso es lo que más tranquila me deja. Saber que no es sólo un resultado lo que me hace sentir así, sino que es parte de todo un proceso y un trabajo que venimos haciendo con todo mi equipo que incluye tanto el trabajo en la cancha como la estrategia, la parte mental, la parte física, son muchos aspectos que he trabajado que hacen que pueda tener estas actuaciones. Entonces creo que me siento así de bien no sólo por los resultados, que obviamente ganar siempre hace muy bien y da confianza, sino también por cómo venimos trabajando con todo mi equipo en este último tiempo".

  • Convertirse en una referente para el público y las más jóvenes 

"Creo que es muy especial poder lograr despertar más interés en el tenis femenino argentino porque a mí realmente me gustaría que haya un cambio en ese aspecto; que se le de más repercusión, más difusión, que pueda haber más torneos, que haya más gente que siga los resultados y que sea un poco más fácil para las jugadoras empezar una carrera profesional. Así que si mis triunfos ayudan a eso, creo que es especial, que sería algo muy bueno". 

  • Próximos desafíos 

"La verdad que el único objetivo es seguir trabajando de la misma manera que venimos haciéndolo todo este tiempo. Obviamente mejorando ciertos aspectos de mi juego para ir escalando cada vez más, ir mejorando y ganando nivel. Pero objetivos así específicos de resultados, de ránking o de torneo no tenemos. Más que nada nos enfocamos en el entrenamiento, en el proceso y en seguir así".


  • Foto: letelgramme.fr


domingo, 13 de septiembre de 2020

Sigue sumando Nadia Podoroska: campeona en el W60+H de Saint-Malo, su título más grande hasta el momento

La intensidad de Nadia en acción en Francia: un nuevo título y un presente inmejorable

El tenis estupendo que está exhibiendo Nadia Podoroska merecía conquistar el título profesional más importante de su carrera hasta el momento. En la final del W60 + Hospitalidad de Saint-Malo, la rosarina venció 4-6 7-5 y 6-2 a la española Bucsa; una victoria que, además, la ubicará dentro del top 130 del ránking mundial WTA por ocasión inicial.

Es sencillamente magistral lo que viene realizando Nadia esta temporada: récord de 35 victorias y sólo 6 traspiés, 3 títulos en 3 finales jugadas, 2 semifinales WTA 125K disputadas, efectividad de victorias superior al 85% y un nivel tenístico y mental que consiguió sostenerse más allá de la interrupción de casi 5 meses por la pandemia son reflejo de un trabajo y evolución constantes. En la ciudad francesa, asimismo, la tenista Nº 1 del país desplegó un tenis agresivo y muy sólido desde lo anímico para dominar los partidos y remontar varias desventajas en momentos significativos. La francesa Dodin (115ª del mundo) en cuartos de final, la propia Bucsa (177ª) en el partido decisivo y la colombiana Osorio-Serrano (207ª) en semifinales son 3 de los muy buenos triunfos cosechados por Nadia esta semana. 

Por otro lado, cabe destacar que, con esta consagración, Podoroska quiebra varias marcas para el tenis femenino argentino: Paula Ormaechea (50K+H Saint-Gaudens 2013) y María Irigoyen (50K Túnez 2015) eran las últimas compatriotas con los trofeos más destacados en singles a la fecha. A la vez, una argentina rondará el top 130 WTA por primera vez en más de 5 años (Paula, Marzo de 2015). La clasificación de Roland Garros, desde el lunes 21, será su próximo desafío.

Sin dudas, un momento de Nadia que entusiasma y que respalda el talento y dedicación que la vigente campeona panamericana demuestra hace años. Hoy, en Francia, ella ya avisó: no debería sorprender a nadie verla pronto mucho más arriba en el ránking y en los torneos más grandes del circuito.

¡Felicitaciones para Nadia y su equipo! 



  • Fotos: W60K+H Saint-Malo 

domingo, 6 de septiembre de 2020

Gabriela Sabatini, a 30 años de su título en el US Open: "Llegó en el momento justo"

En el año que cumplió 50, Gaby también celebra los 30 de su US Open


El próximo martes 08 de Septiembre tendrá lugar nada menos que el 30º aniversario del instante cumbre en la extraordinaria carrera de Gabriela Sabatini y de toda la historia del tenis femenino argentino: su conquista en singles en el US Open 1990, derrotando en la final a la Nº 1 del ránking, la alemana Steffi Graf. Una jornada esplendorosa, de justicia deportiva, donde la destreza inconmensurable de Gaby alcanzaba el deseo máximo de todo tenista profesional: ganar un Grand Slam, y, en el caso de Gabriela, en una de sus ciudades preferidas en el mundo. Tenistas Argentinas tuvo el privilegio de poder conversar con la protagonista para rastrear las impresiones de la gesta máxima en la trayectoria de la ex Nº 3 del listado WTA a 30 años del suceso. 

"¡No puedo creer que hayan pasado 30 años!... Siempre me da alegría recordar ese momento, fue quizás el más importante de mi carrera. Ganar un Grand Slam era un sueño para mí y poder hacerlo realidad me hizo muy feliz", nos comenta Gabriela desde España, rememorando aquel certamen épico en el que se consagró a sus muy jóvenes 20 años. 

Y suma: "Si bien era muy chica, en ese momento ya hacía mucho que estaba en el circuito. Empecé a jugar a los 6 años y a los 14 ya jugaba profesionalmente, es por eso que sentí en ese momento que ese triunfo llegaba en el momento justo".

Pero la celebración de estas 3 décadas la encuentra a Gabriela en un 2020 singular, transitando sus 50 años en un planeta conmocionado por la pandemia y con el deporte que ama en pleno proceso de readaptación. 

"Realmente este es un año muy particular. Esta situación nos ha afectado a todos de una u otra manera. Nos ha enseñado que no podemos controlar nada y también es difícil proyectar qué pasará en el futuro. Me duele pensar cuánta gente está sufriendo. Deseo profundamente como todos que pronto podamos volver a la normalidad, no sólo el tenis sino en todas las áreas", cierra Gaby.

2020. 50 años de Gabriela Sabatini y 30 del siempre perdurable US Open 1990. Un torneo, una carrera y una figura que, como postales eternas, colmaron de talento y felicidad al deporte mundial. 


 

  •  Fotos: Instagram @sabatinigabok; Archivo El Gráfico; Diseño Tenistas Argentinas
  • Queremos agradecer muy afectuosamente a Gabriela su amabilidad para responder nuestras preguntas y a Mariano Grisolia por haber establecido el contacto. 


Nadia Podoroska y otra semana fabulosa: semifinalista en singles y subcampeonato en dobles en el WTA 125K de Praga

Nadia celebra un punto en Praga: nuevo torneo favorable para la argentina

Casi sin acusar los 5 meses que estuvo fuera del circuito a causa de la suspensión por pandemia, Nadia Podoroska continúa sosteniendo el excelente nivel que había mostrado a comienzos de temporada en su reciente vuelta a la competencia profesional. En el WTA 125K Series de Praga (una categoría intermedia entre los clásicos torneos del WTA Tour y los Women's Circuits del circuito ITF), la tenista Nº 1 del país y 165ª del listado internacional cosechó 5 victorias consecutivas sin perder sets  para llegar a semifinales (incluyendo buenos triunfos ante las top 210 del mundo Bucsa, Osorio-Serrano y Melnikova), además de disputar la final de dobles junto a la italiana Gatto-Monticone. Todo esto dentro de un certamen atípico que contó con un cuadro principal de 128 jugadoras en singles y más de 3 millones de euros en premios. 

Actuaciones muy destacadas para la rosarina, que le valdrán, por un lado, el ingreso por ocasión inicial al top 150 WTA individual (había sido 158ª en 2017) y, por otro, ascender hasta el Nº 1 del país en duplas, ubicándose alrededor del registro 340º luego de jugar la tercera definición más grande de su carrera en la especialidad (fue campeona y subcampeona del WTA de Bogotá en 2017 y 2018, respectivamente). Una temporada impresionante para la vigente medallista dorada panamericana, quien ostenta un récord de 30 triunfos y sólo 6 derrotas en singles, marca que intentará seguir mejorando desde el próximo martes en el W60+H francés de Saint-Malo. María Irigoyen, 147ª en 2015, había sido la última compatriota entre las mejores 150 raquetas femeninas del planeta. 

Podoroska con Gatto-Monticone, subcampeonas por equipos

Cabe destacar que en el certamen checo también estuvo presente Paula Ormaechea, tenista Nº 2 del país y 266ª del ránking, quien cayó en un partido vibrante y superlativo  7-6 (7) en el tercer set con la ex finalista de Roland Garros, la italiana Errani. La sunchalense también continuará compitiendo la próxima semana en Europa, donde disputará el W25 de Tarvisio, Italia. 

  • Fotos: @tennispragueopen 

jueves, 13 de agosto de 2020

Tenistas a la expectativa: cómo se proyecta el regreso a la competencia para las jugadoras argentinas


Bosio, Naya, Estable y Labat y la realidad  del tenis en esta extensa cuarentena 


Ilusión, prudencia, ganas: distintos sentimientos y actitudes atraviesan las protagonistas de nuestro tenis femenino en este contexto de pandemia y cuarentena por el Coronavirus. Mientras que Nadia Podoroska (con base de entrenamientos en España, regresó exitosamente días atrás al circuito WTA) Paula Ormaechea (radicada en Italia, jugó recientemente exhibiciones e Interclubes en ese país) y Lourdes Carlé (volvió a entrenar en Miami hace varias semanas) van transitando la "nueva normalidad" que rige en el exterior, la situación de otras de las mejores raquetas femeninas nacionales que permanecen en Argentina oscila entre la planificación de nuevos desafíos, la prevención y las ganas de volver a pisar una cancha de tenis. 

"Si no pasa nada raro, la idea es en Septiembre irme a Europa a jugar torneos Women's Circuits. Y si abre Buenos Aires el lunes, estaría ahí para entrenar con mi equipo de trabajo", nos cuenta Guillermina Naya, quien hace más de un mes se encuentra practicando en su Chacabuco natal. 

A diferencia de Naya, Victoria Bosio y su equipo apuestan a la cautela y a la oportunidad de continuar trabajando en Venado Tuerto: "Por el momento sólo planeamos entrenar día a día para seguir mejorando. Hasta que el mundo se acomode un poco. Calculamos nada hasta el 2021. Si tenemos la vacuna mejor", explica Federico Murray, entrenador histórico de la tenista Nº 3 de Argentina. Al igual que Vito, Jazmín Ortenzi (La Rioja), Eugenia Ganga (Necochea) y Solana Sierra (Mar del Plata), son otras compatriotas destacadas que continúan practicando el deporte en sus localidades de origen.

Pero sin dudas, del top 8 de las mejores tenistas del país (Podoroska, Ormaechea, Bosio, Carlé, Naya, Ortenzi y Ganga son las primeras 7) quien resultó más perjudicada es Julieta Estable. Con domicilio en la Ciudad de Buenos Aires, Tita no entra a una cancha de tenis desde Marzo: "Hace casi 5 meses que no juego debido a la pandemia, sólo hago físico, esperemos que la semana que viene abran los clubes para los deportes individuales. La verdad que al ser de capital fue mucho más complicado el poder estar en una cancha, pero bueno ojalá que a partir de la semana que viene ya se pueda volver a entrenar", nos cuenta Estable, aguardando la reapertura del tenis en CABA. 

  • La AAT planifica el regreso de las chicas: 

"Estamos esperando definiciones del gobierno y el anuncio de la vuelta al tenis el próximo lunes. Ojalá así sea y no den marcha atrás como hicieron semanas atrás. La idea es poder empezar a hacer los torneos con premios en plata de "Haciendo Tenis". Todavía no sabemos cuándo autorizarán a poder realizar competencias, pero por lo pronto necesitamos poder empezar a jugar al tenis. Esperemos que el próximo lunes por lo menos en CABA puedan empezar, hay muchísima gente sin poder trabajar en el ambiente del tenis", le expresa a Tenistas Argentinas Florencia Labat, ex 26ª WTA, actual vocal de la Asociación Argentina de Tenis, y miembro del programa de desarrollo del tenis profesional femenino. 

Cabe recordar que desde el 20 de Marzo los clubes de tenis del Área Metropolitana de Buenos Aires se encuentran sin actividad y que, según trascendió en varios medios importantes, en breve se haría oficial el anuncio de la reapertura de la canchas, al menos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 


  • Fotos: Fetech, Instagram Naya y Estable, Facebook Experiencia y Cambio. 


viernes, 7 de agosto de 2020

Volvió el tenis y volvió con Nadia: "son varios protocolos que vamos a ir adquiriendo, pero la verdad que la situación está bien controlada"

Nadia en acción en Palermo, certamen que marcó el regreso del circuito profesional. 


Después de 5 meses de suspensión por la pandemia del Coronavirus, el circuito WTA regresó a su actividad en el Palermo Ladies Open, histórico certamen del tour en la ciudad italiana. Allí, y retomando el curso exitoso que exhibió los primeros meses del año, Nadia Podoroska concretó un muy buen retorno logrando superar la clasificación antes de caer en la primera ronda del cuadro principal. La húngara Jani (201ª del ránking), la belga Bonaventure (122ª) y la francesa Dodin (116ª) fueron las 3 oponentes de jerarquía derrotadas por la rosarina (172ª), quien cedió en su debut en el main draw ante la francesa Ferro (53ª). 

"Primero que nada, estoy muy contenta de poder volver a competir. Sé que soy una privilegiada de poder estar en esta posición de poder volver a jugar torneos profesionales con puntos para el ranking. Creo que todas tenemos que estar agradecidas de que se están haciendo estos torneos porque requieren de mucho esfuerzo de los sponsors y de los organizadores, no son fáciles los protocolos, así que por ese lado muy contenta de poder estar en el torneo y obviamente del resultado del partido, de cómo me sentí jugando. Obviamente estuve un poco nerviosa al principio, se notó la tensión, la falta de competencia, pero pude tomármelo con calma y seguir ordenada en la manera de jugar, en lo que tenía que hacer y poco a poco ir agarrando mejores sensaciones", le expresó la tenista Nº 1 del país días atrás a Tenistas Argentinas, luego de disputar -y ganar- su primer partido desde Marzo. Y sumó: 

"Acá la situación está realmente bastante tranquila, muy controlada, hay protocolos rigurosos, tuvimos que venir mínimo 3 días antes del torneo, apenas llegamos nos hicieron el test y estuvimos 24 horas todas aisladas hasta que tuvimos el resultado negativo, y de ahí pudimos ir al club a entrenar. Después también hay protocolos en los vestuarios, es sólo una jugadora por vestuario, para el gimnasio hay que reservar turnos, para la fisio también, los protocolos en la cancha también, que los ball boys no pueden tocar las toallas, la distancia, son varios protocolos que vamos a ir adquiriendo, pero la verdad que la situación está bien controlada".

Cabe mencionar que Nadia viajó a Italia desde Alicante, la localidad española donde tiene base de entrenamientos y a la que volvió hace un par de meses luego de una extensa cuarentena en su Rosario natal. En Palermo, la argentina estuvo acompañada por uno de sus entrenadores, Emiliano Redondi, convirtiéndose además, gracias a su rápido triunfo vs. Jani, en la primera tenista profesional en lograr una victoria tras el histórico receso sanitario del circuito. Tras el torneo italiano, la rosarina extendió su récord a 24 triunfos y sólo 4 derrotas en este 2020. 

Desde mañana, Podoroska estará compitiendo en otra qualy WTA en Praga y, a partir del lunes, se ubicará nuevamente dentro del top 170 del ránking mundial

 

  • Foto: cortesía prensa @palermoladiesopen para Tenistas Argentinas. 

miércoles, 8 de julio de 2020

María Emilia Salerni, a 20 años de su conquista juvenil en Wimbledon: "me sentí totalmente realizada"

Salerni comparte con nuestro blog una foto actual con
 la réplica de la copa que logró hace 20 años. 

Fue la primera argentina (varón o mujer) en lograr un campeonato individual en el torneo más prestigioso del circuito y también la mejor tenista junior en toda la historia del tenis argentino. A 20 años de su inolvidable título en el singles juvenil en Wimbledon 2000María Emilia Salerni recuerda con Tenistas Argentinas sus vivencias en el All England y los momentos más significativos de su notable carrera. Además, cómo siguió su vida después del tenis y un presente que incluye el regreso a las canchas como entrenadora

  • Wimbledon en su piel 

-Ya pasaron 20 años de tu título juvenil en Wimbledon, ¿qué recuerdos tenés de aquel torneo? 

-¡La verdad que 20 años! Un montonazo, ¡me hace sentir vieja! (risas). ¿Qué recuerdos tengo de aquel día, de aquella semana? La verdad que se me vienen 2 o 3 imágenes a la cabeza. La final, que fue bastante complicada en cuanto al clima porque habíamos parado 2 o 3 veces en el medio. Tengo el recuerdo de esas entradas al vestuario de profesionales, porque nosotros juniors usábamos otros vestuarios, y el jugar en cancha 1, que había un montón de gente, muchísimo para lo que estaba acostumbrada en ese momento. Recuerdo primero eso, el estadio, la diferencia y el impacto de jugar en esa cancha y encima habíamos jugado luego de la final de dobles caballeros de profesionales, así que había quedado bastante gente en ese estadio. También recuerdo las paraditas de lluvia, que entrábamos al vestuario que está ahí debajo y bueno, también otro impacto y todo lo que conlleva eso: el manejo de tiempos, de concentración, nivel de ansiedad para poder manejar las situaciones, me acuerdo de todo ese estrés y experiencias, lo llevo en la piel

El otro gran recuerdo fue el último punto, cuando terminó y empecé a saltar de alegría y enseguida fui a saludar a mi hermana Mariana que estaba ahí y a mi entrenador Sergio Ledesma. Fueron dos abrazos que también me quedaron para siempre

Y bueno, para darle un toque de glamour (risas), la cena de campeones, donde pudimos compartir una cena totalmente atípica para una chica de 17 años junto a los campeones del momento de ese año en profesionales (N. del R. Venus Williams y Sampras), en juniors, en singles y en dobles, así que con mucho brillo y mucho glamour. Esas fueron particularmente las sensaciones y recuerdos que tengo, que todavía vivo. 

-¿Pensás cada tanto en tu cotidianidad: "soy campeona del torneo más tradicional y legendario de la historia"? 

La verdad que no, cotidianamente no tengo ese planteo, ni lo vivo a diario porque tengo una vida muy agitada, muy intensa actualmente con mis 3 hijos y mi trabajo y todo lo que se vive hoy también en estos tiempos. Pero sobre todo mis "peques", que bueno, tienen 1 año y 10 meses, la nena tiene casi 4, y el más grande también casi 8. Así que la verdad que no tengo ni tiempo de pensar en mí y menos en mi pasado (risas). Pero bueno, siempre cuando llega esta época del año, estas semanas cuando se juega Wimbledon, siempre en algún lado escucho que me nombran y bueno ahí reivindico y vivo todo lo de ese momento y los años que jugué allá que la verdad fue divino y para mí es un privilegio. La verdad que siempre digo que más allá de todo el trabajo y el don que una tuvo para jugar al tenis, fui afortunada de todo lo que viví, de lo que me dio el tenis y lo que una también entregó hacia el tenis. Así que veremos si cuando sea un poquito más grande la pueda vivir a esta vivencia un poquito más a diario, pero por ahora la verdad que no. 


Algunos grandes puntos de la final de Salerni en Londres


  • "Me sentí totalmente realizada" 

-¿Ganar en césped, que en ese entonces era todavía más rápido, no era habitual para los jugadores argentinos, ¿por qué considerás que tu juego se adaptó tan satisfactoriamente a la superficie? 

-A mí siempre me gustó jugar en superficies rápidas y habíamos hecho un trabajo muy copado, muy bueno para prepararnos para Wimbledon. Ese año yo estaba entrenando con Sergio Ledesma, quien me enseñó a jugar y que estuvimos muchísimo, desde mis 4 años hasta mis 18 años, 18 años y medio, juntos. Y en ese momento de ese año, año y medio, estábamos trabajando en conjunto con Leo Lerda y bueno éramos un equipo y se había planteado a principio de año como gran objetivo lograr el número uno del mundo entonces cada Grand Slam fue muy bien preparado a nivel calendario y a nivel superficie. Había jugado el torneo anterior, que también lo había ganado, en Roehampton, que es la universidad donde se juega la qualy de Wimbledon de pro, y bueno, la verdad que venía con un nivel de confianza muy bueno, porque también venía de una gira en polvo de ladrillo en Roland Garros de perder la final y venía con una suma de partidos muy, muy buena, con confianza y con buena preparación. Creo que mi juego se adaptó al césped porque mis golpes prácticamente eran muy planitos, de drive, sobre todo, también de revés, me gustaba volear, tenía buen saque, y sobre todo me sentía cómoda en las superficies rápidas donde el punto no duraba mucho (risas). Y era bastante agresiva. Así que creo que también fue por eso". (N. del R. esa misma temporada Salerni finalmente logró el Nº1 del mundo en la categoría y, además de Wimbledon, obtuvo los títulos en singles y dobles del US Open). 

-¿Recordás qué sentiste al levantar el trofeo y en la premiación? 

-En el momento, si bien estaba preparada para ese título, la noche anterior fue bastante complicada, no pude dormir muy bien por la ansiedad que me generaba, pero sentía que lo podía lograr, que podía ganar esa final. Y la verdad que me impactó mucho más el hecho de todo lo ceremonial de Wimbledon, el duque de Kent en el balcón que yo no sabía ni quién era, sinceramente, y menos a esa edad. Y todos los pasos que se hacen una vez que ganás, que pasás por el museo de ellos que tienen ahí adentro y que te entregan la copita más tarde, como que te la hacen la premiación en la cancha y luego más tarde en el balcón, y bueno, eran sentimientos nuevos y fuertes, digamos. Sobre todo cuando una es junior que es todo nuevo, todo el paso a profesionales y esas cosas. Así que la verdad fue muy emocionante, muy emotivo, y como siempre remarco, la suerte y la posibilidad de poder compartirlo con mi hermana Mariana, de las mujeres la más grande, y con mi entrenador que también estaba en el momento. Así que sí, levanté la copita y me sentí totalmente realizada


Match point, festejo y premiación para María Emilia en el All England 


  • Su carrera, el retiro y la actualidad: del enojo con el tenis a la felicidad por lo recorrido. 

-Para los lectores que nos consultan por vos y te admiran hace mucho tiempo, ¿cómo resumirías las cosas que pasaron en tu vida en estos 20 años? 

-Como te imaginarás, es difícil resumir 20 años en una respuesta, sobre todo porque desde el 2000 al día de hoy también está toda mi carrera profesional, que si bien no fue demasiado larga, duró prácticamente 9 años hasta finales del 2009 cuando yo me retiré. Empiezo por esa parte, en el 2001 arranca una etapa como profesional, un primer año full time como profesional muy bueno, donde yo ya estaba 104 WTADespués empezó a complicarse un poco más el tema de entrenadores, como que cambié varios entrenadores en esos 3, 4 años y la confianza fue un poco bajando porque no llegaban los resultados y se sumaban mis lesiones, mis 3 lesiones grandes, sobre todo la última, que fue la más difícil yo creo, porque había vuelto a recuperar mi confianza, a recuperarme como persona y como deportista de alto rendimiento. Por entonces ya estaba ubicada y centrada en Valencia, España, con entrenador, con una compañera de equipo de muy buen nivel que fue Anabel Medina, quien me enseñó muchísimo y me contagió a ser mejor tenista en esa etapa. Así que estuve mis últimos 3 años allá y después llegó una lesión del pie derecho, del hueso del calcáneo, una fractura por estrés, conjuntamente con problemas en el tendón de Aquiles también, así que derivó en una operación, por lo cual estuve un año sin competir y del ranking 65 fui al 900 y tuve que volver a empezar. Fue la más dura porque estaba 65 en Febrero, con todo un año por delante, prácticamente nada de puntos por defender y terminando de jugar mi primera final WTA en Bogotá y la verdad que el pie ya venía con muchas molestias y venía con mucho dolor. Y ahí fue tener paciencia en el momento y operarme y volver de la lesión con molestias y con un post-quirúrgico y con energía como para volver, pero ya no fue lo mismo. Por haberme ido un año de la competencia es como que el fueguito interno se fue apagando. Y ya cuando volví, si bien tenía ranking protegido y en menos de 5 meses del 900 ya estaba 220/260, fui madurando la decisión de dejar. Ya no era feliz, ya no sentía lo mismo, no me importaba ganar o perder y fue ahí cuando con 26 años decidí dejar. 

Junto a su marido y 3 hijos, Salerni disfruta a pleno su rol de madre

A partir de eso terminé muy enojada con el tenis y me llevó 3 ó 4 años volver a amigarme y sentir que bueno, que el tenis había sido una parte hermosa. Había terminado enojada porque sentí en el momento que el tenis me había retirado, no que yo me había retirado del tenis, sino que el tenis me dejó por esta gran lesión última que tuve. Así que en ese momento estaba en pareja con mi actual marido, súper emprendedor e invertí para tener un negocio de diseño, me metí en el rubro de comercio, viví la vida mucho más tranquila, en una ciudad chica y empecé a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, de no vivir ajetreada de aquí para allá, en aviones, esto y lo otro. Así que bueno, tuve un negocio que se llamaba Pipí cucú, que era una casa de cosas de diseño, de objetos de diseño, regalería, en San Francisco. Después me surgió la posibilidad de comenzar a ser entrenadora en un club de un pueblo de acá cerca de San Francisco, en Freire, la cual acepté ya un poco más con ganas de devolverle a la gente, a los chicos, a los alumnos, lo que el tenis me había enseñado. Así que estuve 4 años como directora de esa escuela, donde logramos la verdad que muy lindos resultados, logré tener un vínculo muy lindo con todos mis alumnos, aprendí mucho como entrenadora, como docente, nada que ver con la experiencia como jugadora, me fue enriqueciendo muchísimo más el contacto con padres, con familias, con niños, me encantó encarar la parte formativa. La verdad que logré muy lindos resultados con ellos y sobre todo en la zona: muchos chicos de la zona de alrededores venían a entrenar conmigo y se hizo una escuela re linda

Ya ahí tenía a mi primer hijo de un año y medio, cuando comencé en Freire, mi primer hijo nació en el 2012, 4 años después nació Catalina, que todavía yo seguía en Freire, y bueno ya cuando Catalina cumplió un añito en el 2017, las cosas como que se empezaron a complicar un poco con el tema de los viajes, de dejar a los chicos, de perderme una etapa súper linda y necesaria con ellos y bueno, decidí dejar por un tiempo al menos para dedicarme a ellos. Y ya con la llegada de mi tercer hijo más que definida la decisión de meterme en el mundo de la maternidad que me encanta, que la verdad que cuesta también, lleva tiempo y dedicación, pero la verdad que muy contenta de haber podido tomar la decisión , de hoy disfrutarla, y de haber podido tomarla, y mi marido también me apoyó así que viviendo una etapa a nivel maternal súper linda.

Como profesional, María Emilia también tuvo una carrera destacada llegando al puesto 65ª en singles
y al 45ª en dobles en el ránking mundial WTA. 

En el 2018 nació mi tercer hijo y a partir de ese año, todo el 2018, prácticamente el 2019 y lo que va de este año trabajo con mi marido en un local muy grande de la ciudad, de ropa informal, de hombre y mujer, con muchísimas ganas de crecer, un negocio de familia que inició con sus padres y que actualmente somos nosotros dueños, ya los padres no están vinculados y bueno, trabajamos los dos de eso, manejando otros tempos y dedicándome mucho más a ser mamá y a estar más tiempo con los chicos, así que esa es mi situación actualmente.

La vuelta al tenis 

-Y lo que se le suma este año es volver a estar en contacto con el tenis, con una propuesta de una ex alumna que yo entrené en Freire durante 4 años, Luna Morini, que la verdad que fue un proyecto súper lindo y trabajamos muy, muy bien en aquel momento y es una propuesta para volver a jugar al tenis, ya que ella en el medio había dejado, una propuesta de ayudarla, así que a partir de Marzo, justito cuando arrancó toda la cuarentena, estoy involucrada en un proyecto de ayudarla, de entrenarla, conjuntamente con Claudio Gariotti y su equipo, acá en San Francisco y el objetivo es entrenarla y ella ya se está preparando y estudiando para una beca universitaria en Estados Unidos para ingresar en Agosto del año que viene. Así que por el momento, el contacto con el tenis es sólo eso y nada más que eso, ¡y no quiero más que eso porque no tengo tiempo! (risas), no dispongo de tiempos, y pasa a ser una cuestión más personal porque yo la quiero mucho a Luna, es una relación que la siento como una hija entonces en esta oportunidad quería ayudarla e intentar lograr juntas el objetivo. Y bueno, ya una vez que ella se vaya me imagino que seguiré con la mía. Igual nunca cierro la puerta a volver a ser entrenadora y tener una escuela de tenis, no la cierro, pero tampoco hago ilusión para todos los que me piden que vuelva, ¡que por suerte es bastante la gente que me pide que vuelva! Pero bueno, acá estamos, vamos a ver qué depara el futuro, mis niños, y cómo sigue todo esto en adelante. 

Obviamente que en el resumen está todo lo que una fue adquiriendo como jugadora, con el tenis, de la mano de una raqueta. Todo lo que una fue formándose como persona, que la verdad es muy enriquecedor y hoy la verdad estoy muy feliz de lo que viví como tenista y de lo que estoy viviendo actualmente como persona, como madre, con los proyectos laborales que tenemos y todo lo que se va dando. Así que estoy viviendo una etapa muy, muy feliz, estando agobiada muchas veces por el trajín de los más chiquitines de la casa, ¡pero muy contenta! 

...................................................................................

"Sé que me falta y que no me puedo quedar con esto, aunque mi sueño era ganar Wimbledon. Todavía no lo puedo creer", declaraba a la prensa el 08 de Julio del 2000 María Emilia Salerni luego de vencer 6-4 7-5 a la ucraniana Perebiynis y concretar su hazaña en La Catedral del tenis. Desde entonces, numerosos sucesos como representar a Argentina en la Fed Cup y los Juegos Olímpicos, conseguir incontables triunfos en el circuito WTA en singles y dobles y haber formado una familia de la cual se siente orgullosa sobrevinieron en la vida de María Emilia. "20 años no es nada", dice el popular tango. Para nuestra protagonista es un ciclo de muchas y merecidas alegrías.




  • ¡Gracias María Emilia por tu amabilidad y disposición para este texto! 
  • Fotos y videos: Archivo Tenistas Argentinas, Cortesía Diego García (@VuelvanY en Twitter),  PSN, Getty Images y María Emilia Salerni.