lunes, 14 de octubre de 2013

Imágenes del Archivo: Norma Baylon, el juego explosivo de la primera top 5 argentina


Norma Baylon y su tenis de ataque y constantes subidas a la red, durante el 
Abierto de la República del '66.


En la historia del tenis femenino nacional, la figura de Norma Baylon ocupa, indudablemente, un lugar de privilegio.

Destacada en el mundo por su admirable talento y estilo de juego ofensivo, la campeona argentina nacida en Noviembre del '42, brilló en los principales campeonatos internacionales a lo largo de la década del '60, conquistando un lugar entre las mejores 5 tenistas del planeta en 1966.

Por esos tiempos, Norma compartió el circuito con tenistas históricas como la australiana Margaret Smith Court, la estadounidense Billie Jean King o la brasilera María Bueno, entre otras grandes jugadoras a las que enfrentó. 

Baylon ocupó un lugar entre las top ten 
mediados de los '60.
"El tenis es un deporte de ataque. Los puntos se construyen desde el fondo de la cancha, pero se definen en la red", entendía Baylon, quien se formó en el Buenos Aires Lawn Tennis Club y ya desde su época en juveniles obtenía importantes triunfos.

Asentada entre las mayores, tuvo su primera gran temporada en 1962, año en que se consagró campeona del Abierto de la República en Buenos Aires al vencer en la final a la checoslovaca Vera Sukova (madre de Helena), quien había sido finalista en Wimbledon. Esa misma campaña, recibió el tradicional premio Olimpia, siendo la primera deportista mujer en adjudicarse el codiciado galardón.

Pero su tenis de ataque y constantes subidas a la red -infrecuente por entonces para una jugadora argentina-, le traería a Norma mayores satisfacciones. En 1963, debuta en Grand Slams alcanzando los octavos de final de Roland Garros, Wimbledon y el US Open y la temporada siguiente ya se ubicaría entre las primeras 10 del mundo, luego de avanzar a los cuartos de final en Londres -perdió con Smith-, certamen que al jugarse sobre césped potenciaba el juego de la argentina.

También en 1964, llegaría a la final de dobles damas en Roland Garros junto a su amiga alemana Helga Schultze, cayendo ante Smith/Turner. Esa temporada, se convertiría además en la primera jugadora del país en disputar la Fed Cup derrotando en el punto inicial para Argentina a la belga Christiane Mercelis en Philadelphia, Estados Unidos. En esa ocasión, Norma compartió equipo con la cordobesa Ana María Bocio.

Durante toda su carrera, cabe subrayar, Baylon, amante de del cine y quien solía entrenarse con hombres para mejorar su nivel, no sólo sobresalió en singles, sino que también lo hizo en dobles femeninos y mixtos.

Norma Junto a la gran campeona Billie Jean-King, 
a quien enfrentó en varias ocasiones.
En 1965, consolidada entre las top ten, repetiría cuartos de final en un Grand Slam, esta vez en Roland Garros y el Abierto de Estados Unidos, y alcanzaría semifinales de dobles del Abierto de Australia, en compañía de Bueno. También obtendría los campeonatos de Munich (singles y dobles) y Gstaad (dobles).

Lo mejor del tenis de Baylon se vería en 1966. Logrando aplacar el fuerte temperamento y los nervios que a veces la desconcentraban, se impuso en singles, dobles y dobles mixtos de las 6 categorías del prestigioso Circuito del Caribe (San Juan de Puerto Rico, Caracas, Curazao, Barranquilla, Tampa y México), ganó el Campeonato de América del Sur en Buenos Aires y arribó también a los cuartos de final del US Open. En dobles, por su parte, triunfaría en el Abierto de Roma.

Durante ese año, los periodistas más prestigiosos de Estados Unidos y Europa, a cargo de la confección de los rankings internacionales, coincidieron en ubicar a Norma Baylon entre las 5 mejores tenistas del mundo, primera argentina en ingresar al selecto grupo superando incluso lo conseguido por Mary Terán de Weiss, décima en 1950. Según los especialistas, Baylon fue 4ta. del ránking en la consideración de los cronistas europeos.

Baylon en la última Fed Cup vs. Gran Bretaña,
donde ofició de traductora.
Respecto al trofeo logrado en el '66 en Buenos Aires, donde venció en la final a la 4ta. del plantea y número uno estadounidense Nancy Richey (finalista del US Open), el columnista de la Revista "El Gráfico" Otto Hauser escribía:

"Con tiros largos y veloces de derecha e izquierda, contestando las subsiguientes devoluciones por parte de su adversaria con "drops-shots" de extraordinaria precisión, que dejaron a la Richey "parada" y con "smashs" decisivos, se adjudicó el match y el título".

Sin embargo, tras estas grandes actuaciones, Norma se alejó repentinamente del tenis, radicándose en Perú en el '67 a partir de su matrimonio con un señor peruano con el que tuvo tres hijos. Ya divorciada, regresó a la Argentina en el '93 y sigue residiendo aquí desde entonces, vinculada a diversas tareas en la Asociación Argentina de Tenis.

Una jugadora innovadora para su tiempo y lugar. Un tenis de arremetida, técnica y decisión que la estableció entre las mejores tenistas de los '60 y como una de las deportistas argentinas más importantes de toda la historia. Norma Baylon, la primera top 5 argentina, revolucionó el tenis local y se ganó un lugar en la elite de un exigente deporte que, a la víspera del profesionalismo y ya con grandes campeonas, cada vez se volvía más competitivo.



  • Fuentes e Imágenes: Archivo personal Revista "El Gráfico"; Libro "Mary Terán de Weiss" (Roberto Andresren. Ediciones Fabro, 2012); Libro "Ayer y hoy. El gran tenis argentino" (Clarín, 2005); Sitio oficial de la ITF; aplenotenis.com.ar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario