viernes, 21 de octubre de 2011

Un premio al esfuerzo: Florencia Molinero y María Irigoyen jugaron un partidazo y ganaron el oro en los Juegos Panamericanos

XVI Juegos Panamericanos Guadalajara 2011
Del 17 al 22 de Octubre
Cemento

MARTIN BERNETTI/AFP/Getty Images
Florencia y María, emocionadas y felices con sus medallas doradas.

El revés de la estadounidense Irina Flaconi, campeona panamericana en singles, se quedó en la red y estalló entonces el emotivo festejo. De Florencia, de María, y también, seguramente, el de todos los argentinos que estábamos viendo el partido.

AP
Una postal del partido. Florencia en la
red y María en el fondo de la cancha.
Para los seguidores del deporte en general, la victoria que se concretó tras el error significaba una medalla dorada más para la delegación Argentina en Guadalajara. Pero para los amantes del tenis, y del tenis femenino argentino en particular, el gran triunfo de las chicas redobla la emoción: no sólo nos alegramos enormemente por le país, sino también, y especialmente, por ellas, dos jóvenes tenistas que se esfuerzan y trabajan arduamente para superarse y conseguir resultados como el de hoy.

Florencia Molinero y María Irigoyen, consiguieron, seguramente, la mejor performance deportiva de su carrera. En un partido intenso, jugado en la superficie preferida de sus rivales, mostraron un excelente nivel y vencieron en la final del dobes femenino de los XVI Juegos Panamericanos a las durísimas estadounidenses Irina Falconi y Christina McHale, dos tenistas muy destacadas en singles (ambas entre las mejores 80 jugadoras del ránking), que cuentan con triunfos sobre jugadoras top como Wozniacki y Cibulkova, y que representan, además, el futuro tenístico de su país.

EFE
Las argentinas, durante la final.
El resultado final de 6-4 - 2-6 y 10-6 describe con bastante fidelidad lo que sucedió en el encuentro. María y Florencia jugaron el primer set con gran actitud y solidez, con Irigoyen pegando desde el fondo, y Molinero definiendo muy buenos puntos en la red, lugar donde la tandilense también aportó grandes jugadas. En el segundo, si bien las chicas remontaron un 0-3, fueron quebradas en el 2-3 y se les escaparon varios juegos peleados. Ya en el Super Tie-Break, las argentinas se adelantaron rápidamente 7-3 por méritos propios y errores de las norteamericanas. Pero también con rapidez, Falconi y McHale ganaron tres puntos seguidos y amenazaban con dar vuelta el score. El punto ganado por las argentinas en el 7-6 fue clave. A partir de allí, María y Florencia se mostraron más sueltas y no dudaron en el momento de definir el encuentro, mostrando determinación y autoridad. En el último punto, María jugó cruzado desde el fondo contra Falconi, aguantó el intenso peloteo, y terminó provocando el error de la americana para sellar así un triunfo impresionante, inolvidable.

AFP/Getty Images
El emotivo festejo de Mery y Flor.
Llegó después el merecido festejo, el desahogo, la emoción, la fiesta. Uno veía a Florencia y a María y no podía dejar de pensar en todo lo que la luchan, en todo su esfuerzo, su dedicación. La medalla de oro puede ser también, entonces, un premio a todo ese sacrificio. Y nada menos que en un gran marco: Eancha Central, rivales de elite internacional, en una superficie que no es la más favorable, y luego haber mostrado un gran nivel de tenis.

En los abrazos de Florencia y María, a los que después se sumó Mailén Auroux, podemos ver reflejado el esfuerzo, el sacrificio y las ganas de toda una generación de tenistas argentinas que, sin ser reconocidas por el gran público o la prensa, ponen toda su energía para avanzar y destacarse en su profesión, sobreponiéndose incluso, muchas veces, a situaciones adversas.

"Este es un sueño cumplido", expresó María Irigoyen tras la victoria, mientras que su compañera Molinero, conmovida, emocionada, apenas podia hablar. 

La emoción de ellas y la emoción nuestra. Quiero felicitar y agradecer a Florencia y María la alegría que me dieron esta noche. La noche en la que por fin entraron en la historia grande del tenis argentino.


AFP/Getty Images
Florencia y María, celebran con la Bandera.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario